INICIO
Bardenas Reales de NavarraComunidad de BardenasParque NaturalReserva de la BiosferaTurismo y ServiciosInformación Activa
 
 

El Programa MaB
   

- ¿Qué es MaB?

Red de Reservas de la
Biosfera

 

- ¿Qué es una reserva?
   

- En el mundo

 
   

- En España

 
La Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales
   

- Resumen

 
   

- Situación y dimensiones

 
   

- Uso de la tierra

 
   

- Población

 
    - Características físicas  
    - Características biológicas  
    - Función de conservación  
    - Función de desarrollo  
    - Función de apoyo logístico  
    - Usos y actividades  
Bibliografía

 

 
     
 
CARACTERÍSTICAS BIOLÓGICAS
 
 

Primer tipo de hábitat/cobertura del suelo:
Estepas salinas/Barrancos y depresiones en terreno forestal desarbolado

DISTRIBUCION: Local

• Especies características:

Vegetación halófila mediterráneo continental, Comunidad Agrostio-Tamaricetum canariensis representada por las siguientes especies: Limonium spp., Salsoda sola, Atriplex halimus, Salicornia ramossisima, Sphenopus divaricatus, Hordeum murinum, Tamarix canariensis y Suaeda braun-blanquetii.

• Procesos naturales importantes:

Sedimentación y encharcamiento eventual que da lugar a una variación del gradiente de humedad y salinidad, que condicionan la distribución de las comunidades vegetales que aparecen en estos medios. Estas formaciones vegetales se encuentran principalmente en barrancos y depresiones del terreno, donde se acumulan las sales procedentes de los materiales sedimentarios circundantes, aunque también aparecen en zonas llanas.

• Principales repercusiones de las actividades humanas:

Las actividades humanas que más inciden sobre este hábitat son la circulación con vehículos motorizados, laboreo agrícola en sus bordes, y sobrepastoreo de los cauces.

• Prácticas pertinentes de ordenación:

Este tipo de hábitat se encuentra dentro de la lista de hábitats de interés prioritario (Directiva 92/43 CEE) presentes en Bardenas, y se sitúa dentro de Bardenas en los barrancos salinos de todo el territorio: Agua salada, Las Limas, Andarraguía, Barranco de Tudela, etc. Las prácticas de ordenación deberán ir encaminadas a evitar la transformación de barrancos y zonas llanas donde existen estas comunidades vegetales, en terrenos marginales en cultivos agrícolas de regadío que alterarían el régimen hídrico y provocarían un aumento de la salinidad, provocando la desaparición o disminución del número de determinadas especies.

Frenar la erosión, tanto en lechos y taludes de las barrancadas, como en las cárcavas que comunican con ellos. Se considera conveniente y necesario realizar plantaciones o repoblaciones controladas para luchar contra la erosión, debiendo realizarse principalmente en las cabeceras de los barrancos, y con especies características de estos lugares.

Dado su innegable interés educativo y científico, se permitirán, mediante la conveniente autorización de la administración competente, los usos educativos y actividades relacionadas con la investigación y restauración de restos del patrimonio histórico.

La realización de competiciones deportivas de vehículos de motor están prohibidas y la realización de otro tipo de pruebas deportivas (básicamente en bicicleta y ecuestres) deberá ser autorizada por el Órgano Gestor.

Segundo tipo de hábitat/cobertura del suelo:
Pastizales mediterráneos xerofíticos anuales y vivaces (lastonares y espartales)/tierras de pastoreo

DISTRIBUCION: Local

• Especies características:

Comunidades vegetales Ruto-Brachypodietum retusi y Lygeum Stipetum lagascae. Brachypodium retusum, Dactylis hispanica, Avenula bromoides, Phlomis lychnitis, Brachypodium distachyon, Desmazeria rigida, Rochelia disperma en claros de lastonar, Stippa offneri, Lygeum spartum, Koeleria vallesiana, Hippocrepis unisiliquosa y Brachypodium distachyon.

• Procesos naturales importantes:

La erosión es el principal agente diseñador de este paisaje, entre los cabezos y los fondos de valle existen laderas de acumulación, de pendiente suave, con un tránsito del material procedente de las laderas de erosión hacia los fondos. Simultáneamente se dan procesos de deposición y erosión laminar suave.

Se produce este tipo de erosión en las laderas orientadas al norte de los cabezos donde los lastonares forman tupidos pastizales. Los espartales no halófilos se sitúan en suelos con bajo contenido en sales, generalmente en laderas tendidas, donde pueden verse afectados por la erosión. Próximos a barrancos salinos se sitúan los espartales halófilos, donde se sitúa el endemismo Limonium ruizii, estando sometidos a la sedimentación y acumulación de materiales rocosos provenientes de estratos superiores y a una variación del gradiente de humedad y salinidad a lo largo del año.

• Principales repercusiones de las actividades humanas:

El sobrepastoreo que puede provocar una disminución notable de la ya escasa cobertura vegetal, y un aumento de pérdida de suelo por erosión. Asimismo, también se ven afectados estos pastizales por el paso de vehículos motorizados.

• Prácticas pertinentes de ordenación:

Este tipo de hábitat se encuentra incluido en la lista de hábitats prioritarios (Directiva 92/43 CEE) presentes en Bardenas, y se localiza en areniscas y calizas de los cabezos, y en las laderas orientadas al norte de los cabezos. Suelen formar mosaico con los romerales, y aparecen también en claros de coscojares y sabinares. Con frecuencia se sitúan en facies transicionales de matorral-pasto. Las medidas a tener en cuenta deberían tender a evitar el sobrepastoreo con una ordenación pastoral y mejora de los recursos pascícolas existentes. También se hace necesario un control del paso de vehículos por las laderas para evitar agravar aún más el proceso erosivo.


Tercer tipo de hábitat/cobertura del suelo:
Carrizales y juncales de aguas permanentes / tierras de pastoreo.

DISTRIBUCION: Local

Especies características:

Vegetación acuática perteneciente a las comunidades vegetales Potamogeton pectinatus, carrizales de Typho-Schoenoplectetum tabernaemontani, comunidades de Scirpetum compacto-littoralis, juncales mediterráneos de Molinio-Holoschoenion, juncales y praderas halófilas de Juncetea maritimi. Estas comunidades están representadas en las Bardenas por las siguientes especies: taxones catalogados como vulnerables, como son Bardellia ranunculoides en charcas de La Blanca, o candidatas a su catalogación como de interés especial como Ephedra fragilis.

Procesos naturales importantes:

Oscilaciones del nivel freático en balsas, balsetes y charcas donde se localizan estas especies, y variación de la salinidad a que se ven sometidas estas comunidades. Estos son los únicos puntos de almacenamiento de agua existentes en las Bardenas, y tienen origen artificial para cumplir con las necesidades de agua del ganado y las personas. Estas zonas húmedas se abastecen principalmente del agua de escorrentía, por lo se ven influenciadas por la erosión en laderas y barrancos por los que discurre el agua, hasta llegar a las balsas y balsetas.

En las zonas de mayor acumulación de sales, las comunidades anteriormente citadas se ven desplazadas por comunidades de saladares. Además, en las balsas, balsetes y charcas, se instalan diversos tipos de vegetación acuática que se disponen en cinturones concéntricos en función del gradiente de humedad.


Principales repercusiones de las actividades humanas:

Aprovechamiento de estas zonas que poseen cierta humedad para el cultivo agrícola, desplazando a la vegetación natural. En balsas y balsetes que son aprovechadas para el suministro de agua al ganado, se produce un pisoteo que compacta el suelo cercano a la balsa, siendo esta compactación mayor cuando el suelo está húmedo debido a lluvias recientes.

Muchas de estas balsas han sido parcialmente colmatadas y colonizadas por comunidades vegetales y animales, el caso más claro es el de la balsa de las Cortinas, de 1,5 ha, situada en la Blanca Baja, cerca de Castildetierra.

Prácticas pertinentes de ordenación:

Este tipo de hábitat se encuentra dentro de la lista de hábitats de interés (Directiva 92/43 CEE). Las balsas y balsetes representan el único lugar donde se acumula el agua de forma natural en las Bardenas, procedente de los barrancos que desembocan en ella. Estos lugares son de gran importancia, dado que las escasas precipitaciones se producen de forma torrencial, y las balsas son capaces de acumular el agua y mantenerla durante más tiempo. La vegetación de charcas y balsas es interesante dada su escasez en Bardenas y además por albergar en algún caso taxones amenazados.

La balsa de las Cortinas se sitúa en la Blanca Baja, borde occidental de la Bardena Blanca, las balsas de Zapata y la Cruceta reciben el agua de la Acequia de Cinco Villas, situada la primera en la Blanca Baja, y la segunda dentro de los límites del Polígono de Tiro, y es, junto con la ya citada de las Cortinas, una de las zonas húmedas protegidas. En cuanto a la Balsa de la Cruceta, se encuentra al este de la anterior, cerca del límite con Aragón. La balsa de El Paso, humedal en el raso Javielo, en la Bardena Blanca Baja.

Este tipo de hábitat de balsas, charcas y balsetes, es especialmente vulnerable en relación con la flora acuática, dada la escasa precipitación en la zona, por lo que pueden desecarse y aterrarse. Las prácticas de ordenación deberían ir encaminadas hacia el mantenimiento y mejora de los recursos hídricos, para evitar agotar el agua acumulada en estas zonas. Sin embargo, utilizar los barrancos para embalsar o retener agua podría provocar inestabilidades en los depósitos cuaternarios que los recubren, debido a su naturaleza limoso-arcillosa, su gran espesor, y los taludes verticales que presentan en los encajamientos de los cauces. Cualquier embalse que se plantee en Bardenas, deberá llenarse con los excedentes de las acequias y canales que pasan por sus límites, ya que embalsar agua procedente de la escorrentía superficial no tendría sentido debido a la baja calidad de esta agua por su contenido en sales, por la gran cantidad de materiales que transporta el agua debido a la erosión, y al escaso volumen de agua en la mayoría de los casos. Debería regularse el acceso del ganado a estas zonas para evitar grandes concentraciones de animales que agravarían la compactación del terreno.


Cuarto tipo de hábitat/cobertura del suelo:
Matorrales halonitrófilos, ontinares y sisallares/_tierras de pastoreo y terrenos agrícolas abandonados

DISTRIBUCION: Regional.

Especies características:

Pertenecen a las comunidades de Salsolo-Artemisietum herba-albae, Salsolo-Peganetum harmalae. Junto a los espartales y la vegetación halófila, son la mejor representación de la vegetación esteparia, de afinidad irano-turaniana. Domina la ontina, Artemisa herba-alba, y el sisallo, Salsola vermiculata. También se encuentran especies anuales como: Filago piramidata, Centaurea melitensis, Xeranthemum inapertum. Especies nitrófilas y ruderales como: Hordeum murinum, Lophocloa cristata y Carduus tenuiflorus. También Salsola soda L. como única cita en Navarra y candidata a su catalogación como de “interés especial”.

Otras comunidades relacionadas con los sisallares y ontinares son las dominadas por la orgaza o sosa, Atriplex halimus, en suelos salinos. También las comunidades de alcanforera, Camphorosma monspeliaca, en suelos compactados por el ganado y ligeramente salinos.

Procesos naturales importantes:

Este tipo de comunidades tiene su óptimo en terrenos semiáridos. En las Bardenas, son frecuentes en La Blanca y en general junto a cañadas y cercanías de corrales. En estos lugares, las margas limosas con discontinuos paleocanales de arenisca, han originado un relieve formado por extensos rellenos de fondo de valle, de los que sobresalen los cabezos.

En estos lugares, se produce la acumulación de materiales, instalándose estas comunidades sobre margas y por debajo de los escarpes y laderas de erosión. Asimismo, el agua de escorrentía al perder velocidad en estas laderas de deposición, aporta a al terreno la sal lavada y transportada, creando un gradiente de salinidad.

Principales repercusiones de las actividades humanas:

Son aprovechados por el ganado en otoño, y debido a la elevada carga ganadera, se produce en estos terrenos una acumulación de nitratos y fosfatos procedentes de las deyecciones animales. Por un lado, esta acumulación de nitratos y fosfatos hace posible la existencia de estas comunidades nitrófilas pero, por otro lado, existe la posibilidad de una disminución del número de ejemplares debido a un excesivo pisoteo, compactación del terreno, o bien una excesiva acumulación de nitratos.

También se encuentran en terrenos de cultivo abandonados, por lo que en este caso el hombre ha favorecido su existencia al abandonar tierras agrícolas poco productivas.

Prácticas pertinentes de ordenación:

Este tipo de comunidades vegetales se encuentran incluidas en la lista de hábitats de interés (Directiva 92/43 CEE), presentes en Bardenas.

Deberá regularse carga ganadera en estas zonas, y favorecer el abandono de tierras agrícolas poco productivas, para dejar paso a estas comunidades tan representativas de terrenos semiáridos, que sólo se encuentran en la Depresión del Ebro. También se debe disminuir el efecto de la erosión, y que provoca la paulatina desaparición de los cabezos, acumulándose estos materiales laderas abajo.

Si bien estos son los hábitats de interés de acuerdo con la Directiva de hábitats, las restantes comunidades de Bardenas también presentan interés desde una perspectiva regional. Los pinares, coscojares, sabinares y jarales tienen relevancia por su carácter de formaciones maduras con capacidad formadora y protectora del suelo, precisamente en una zona de Navarra donde los matorrales altos y los bosques son muy escasos (Ministerio de Agricultura, 1.994). Por otra parte, los jarales se encuentran únicamente en la localidad bardenera, dentro de Navarra.