Primer viaje al sur de nuestros pollos de buitre leonado marcados esta primavera

El pasado mes de julio y dentro del convenio “Obtención de bioindicadores sobre el estado de conservación de poblaciones de aves rupícolas” suscrito entre la Comunidad de Bardenas Reales de Navarra y la Estación Biológica de Doñana (Centro Superior de Investigaciones Científicas) se marcaron quince pollos nacidos en este Parque Natural y Reserva de la Biosfera y su entorno inmediato.

Se capturaron en sus propios nidos, en la fase final de su desarrollo, y todos se equiparon con dispositivos electrónicos de última generación. Los aparatos están provistos de sensores GPS que permiten seguir sus movimientos con total precisión.

Basta decir que en poco más de tres meses, entre todos han proporcionado más de 750.000 localizaciones con pocos metros de error.

Sabemos que un ejemplar no consiguió superar su primera fase de emancipación y murió en término de Santacara a primeros de octubre. El resto de momento están bien, la mayoría ha iniciado viaje en dirección sur, visitando diversas zonas del centro y del sur de la Península Ibérica, como se aprecia en el mapa adjunto. Cinco han cruzado el Estrecho de Gibraltar y están ahora mismo en el continente africano: cuatro en Marruecos volando en dirección al desierto del Sahara, y el más osado ha descrito un trayecto prodigioso a través de Argelia, llegando al Sahel de Níger.

Estos movimientos nos han permitido conocer con gran detalle cómo cruzan los buitres el Estrecho de Gibraltar. Sabemos que son aves de gran peso que necesitan la ayuda de corrientes térmicas para sustentarse en el aire, y también es conocido que estas masas de aire ascendente se forman en tierra, pero no sobre el mar. Su estrategia consiste en elevarse a gran altura sobre Tarifa, para a continuación lanzarse hacia la costa africana.

Hemos comprobado que, en apenas 15 kilómetros de viaje sobre el mar, pierden casi mil metros de altura. Comprobamos así que en tierra son capaces de planear cientos de kilómetros con muy poco gasto energético, pero volar sobre el mar les supone un gran esfuerzo. Sin duda necesitan aprovechar las condiciones climáticas más ventajosas.

En definitiva, estos marcajes GPS de un número alto de animales pueden permitir determinar, con total precisión, la frecuencia y características de los patrones migratorios; así como el papel que juegan las estancias en África en las estrategias individuales y la dinámica poblacional de esta especie. Todo ello redundará en una mejor base técnica para manejar y conservar las poblaciones de grandes aves carroñeras del Parque Natural y Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales de Navarra y de los servicios que prestan a la sociedad.

Informa: Comunidad de Bardenas Reales de Navarra Fotos: CBRN