Fauna

1. Relevancia de la Conservación del Parque Natural y la Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales de Navarra.

La acción antrópica en la naturaleza ha sido tan significativa que es difícil encontrar algún lugar en el mundo donde la presencia del hombre no se haya hecho notar (Soler, 1992). Por eso, al hablar de Espacios Naturales nos referimos tanto a los que se han conservado a través del tiempo sin sufrir otras modificaciones que las derivadas de los procesos naturales, espacios prácticamente inexistentes en áreas como la mediterránea o la europea en las que la acción del hombre es siempre evidente, como aquellos que deberían llamarse en puridad “seminaturales” que, aunque más o menos profundamente modificados por el hombre, conservan esencialmente la estructura y las especies primitivas (Ortuño, 1982), aunque esto tampoco debe significar que haya que considerar toda la biosfera como un espacio natural. 

La comunidad faunística de Bardenas está muy ligada a los tipos de vegetación (tanto natural como antrópica) y a los diferentes hábitats presentes, de manera que en cada uno de ellos se hallan especies características de las estepas ibéricas, que indican el alto valor ecológico del Parque Natural.

En cuanto al Catálogo de Especies amenazadas de Navarra, en Bardenas están presentes 5 especies en peligro de extinción, 2 especies sensibles a la alteración de su hábitat, 10 en la categoría de vulnerables, 8 tienen interés especial y 13 tienen interés especial, pero se consideran insuficientemente conocidas. 

En el Libro Rojo de los Vertebrados de España, se recogen al menos 63 taxones (especies), calificadas como de Interés Especial en Bardenas. Si nos trasladamos al ámbito europeo, la Directiva Hábitats (92/43/CEE) considera que, 4 son especies que pueden ser objeto de medidas de gestión, 5 de nuestras especies deben ser objeto de medidas de conservación de su hábitat, mientras que 17 más están estrictamente protegidas (lo que conlleva conservar su hábitat igualmente). En aplicación de la Directiva Aves (79/409/CEE), únicamente con las rapaces y aves esteparias ya suman 27 especies que deben ser objeto de medias de conservación del hábitat.

A nivel mundial, existe al menos un endemismo (Xeroplexa blancae). 

2. Grupos de Animales

2.1. Invertebrados

Podemos encontrar diferentes especies de invertebrados en Bardenas. Entre los más conocidos, destacarían los caracoles, los cangrejos, los insectos y algunos arácnidos. Constituyen la base sobre la que se asientan numerosos eslabones de la cadena alimenticia. En las zonas esteparias forman una comunidad muy bien adaptada, gracias a su especial habilidad para soportar condiciones extremas.

  • Caracoles: Aunque existen doce especies, tres de ellas sobresalen por su importancia antrópica: el caracol blanco (Iberus gualtieranus alonensis), la parda (Otala punctata) y en menor medida la papatierra (Sphincterochila candidissima), además de Xeroplexa blancae por haber sido descrita por primera vez en Bardenas, en 1.984 por Mariano Larraz.
  • Cangrejos: Representados por cangrejo rojo (Procambarus clarkii) y cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus), ambas especies introducidas. 
  • Insectos: Aunque se trata de uno de los grupos menos estudiados, podemos encontrar representantes de todos órdenes. Desde libélulas, tijeretas y mantis, hasta saltamontes narigudos (Truxalis nasuta) y escarabajos como el julodis (Julodis onopurdi), el blaps, el asnillo (Staphytínus oiens), la chrysolina, la cicindela y la aceitera (Meloe sp.). Igualmente, existen diferentes especies de mariposas, algunas cuya oruga puede resultar altamente vistosa como es el caso de la esfinge de la euforbia (Hyles euphorbiae), considerada una especie rara.
  • Arácnidos: Como la araña lobo o Lycosa tarantula o los escorpiones (Buthus occitanus).

2.2. Vertebrados

Están representadas las cinco Clases existentes. 

  • Peces: Aunque sólo podemos encontrarlos en las balsas y embalses de carácter permanente y en algunos cursos de barrancos, en Bardenas las especies autóctonas son el barbo (Barbus graellsii), la madrilla (Parachondrostoma miegii), el pez fraile o blenio de río (Salaria fluviatilis) y la anguila (Anguilla anguilla). Se ha detectado la presencia de Gobios (Gobio lozanoi) en algunas balsas, y aunque no existen datos fiables es posible también la presencia de chipa o piscardo (Phoxinus biguerri).
  • Anfibios: También están ligados a los puntos de agua. Las especies más abundantes son la rana común (Pelophylax perezi) y el sapo corredor (Bufo calamita), siendo la más importante de todas el sapo de espuelas (Pelobates cultripes).
    Además, podemos encontrar sapillo moteado (Pelodytes punctatus), sapo común (Bufo spinosus) y tritón jaspeado (Triturus marmoratus), aunque ya es muy raro en la Bardena. Antiguos estudios citaban también tritón palmeado (Triturus helveticus) y sapillo pintojo común (Discoglossus galganoi), pero dichas especies no fueron localizadas en el último inventario realizado en 2012, ya sea porque son especies que han podido desaparecer, o porque sus poblaciones son de difícil detección debido al escaso número de individuos.  
  • Reptiles: Los diversos estudios realizados en la zona, permiten confirmar la presencia del lagarto ocelado (Timon lepidus); lagartija parda (Podarcis liolepis); lagartija colilarga (Psammodromus algirus); lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus); culebra de escalera (Rhinechis scalaris); culebra lisa meridional (Coronella girondica); culebra bastarda (Malpolon monspessulanus); culebra viperina (Natrix maura) y víbora hocicuda (Vipera latasti) entre otros, aunque ésta última es muy rara en la Bardena.
    Además, a pesar de la aridez bardenera característica, los últimos estudios realizados han localizado la que podría ser la mejor población de galápago europeo (Emys orbicularis) de Navarra. Su importancia reside en que esta especie es el reptil con mayor categoría de amenaza en la Comunidad Foral al estar catalogada como “Sensible a la alteración de su hábitat” en el Catálogo de especies amenazadas de Navarra.
  • Mamíferos: El total de 32 especies de mamíferos presentes en la Bardena se corresponde con:
    Micromamíferos – Son 8 especies entre las que encontramos musarañita (Suncus etruscus); musaraña común (Crocidura russula); lirón careto (Eliomys quercinus); ratón de campo (Apodemus sylvaticus); rata negra (Rattus rattus); ratón moruno (Mus spretus); rata de agua (Arvicola sapidus) y topillo común (Microtus duodecimcostatus).
    Murciélagos – Son 10 las especies representadas en Bardenas. El murciélago común (Pipistrellus pipistrellus); murciélago de borde claro (Pipistrellus kuhlii); murciélago de Cabrera (Pipistrellus pygmaeus);murciélago orejudo gris u orejudo meridional (Plecotus austriacus); murciélago montañero o de montaña (Hyspugo savii); murciélago ratonero grande (Myotis myotis); murciélago de Natterer (Myotis escalerai, antes Myotis nattereri); murciélago hortelano (Eptesicus serotinus); murciélago grande de herradura (Rhinolophus ferrumequinum); y murciélago rabudo (Tadarida teniotis).
    Macromamíferos – Son las 14 especies restantes. Encontramos erizo europeo occidental (Erinaceus europaeus), comadreja (Mustela nivalis), turón (Mustela putorius), garduña (Martes foina), tejón (Meles meles), zorro (Vulpes vulpes); gato montés (Felis silvestris), gineta (Genetta genetta), nutria (Lutra lutra), visón europeo (Mustela lutreola), conejo (Oryctolagus cuniculus), liebre ibérica (Lepus granatensis), jabalí (Sus scrofa) y corzo (Capreolus capreolus).Una mención especial merece el conejo, pieza fundamental del ecosistema bardenero, que ha sido tradicionalmente la especie cinegética por excelencia. Sin embargo, su población pasó por una delicada situación en los años cincuenta, tras la llegada de la mixomatosis a España. Tardó más de un decenio en recuperarse y de nuevo a finales de los ochenta otro virus, el causante de la enfermedad hemorrágica, volvió a poner a su población en jaque. Quince años después, en algunas localidades cercanas el conejo experimentó recuperaciones espectaculares, pero no ocurrió así en Bardenas, a pesar de los importantes esfuerzos que han realizado.
  • Aves: Superando el centenar de especies, los grupos más sobresalientes son los constituidos por las aves rapaces y las esteparias.
    Rapaces – En función del uso del hábitat y de los lugares de nidificación, se pueden distinguir tres grandes grupos: rapaces forestales (con diez especies); rapaces rupícolas (con ocho especies); rapaces esteparias (seis especies). Entre las más características se distinguen el alimoche (Neophron percnopterus), el buitre leonado (Gyps fulvus) y el búho real (Bubo bubo).
    Esteparias – Entre ellas, encontramos a la avutarda (Otis tarda), el sisón (Tetrax tetrax), el alcararaván (Burhinus oedicnemus), la ganga (Pterocles alchata), la ortega (Pterocles orientalis), la alondra de Dupont (Chersophilus duponti), diferentes especies de terreras (Callandrella sp.), cogujadas (Gallerida sp.) y collalbas (Oenanthe sp.) entre otras.